Muslitos de pollo fritos

 


Si estás pensando en crear unas alitas o unos muslitos de pollo fritos increíbles, sigue leyendo, porque hoy te mostraré muchos trucos que te ayudarán a conseguir que todo sea fascinante y sobre todo apetecible. Primero, coloca el pollo previamente limpio y sin piel en un plato, hay personas que lo lavan antes. Después de secarlo con papel de cocina absorbente, enharina los muslitos hasta que queden bien impregnados en ella. 


Sacúdelos para que la harina sobrante se desprenda. Después, pásalos por huevo batido y seguidamente por un pan rallado japonés grueso llamado "Panko", te quedará mucho más crujiente y asombroso. Tras pasar por estos pasos, fríe en abundante aceite caliente hasta que estén dorados. 

Tendrás una carne apetecible, muy jugosa, ideal para combinar con todo tipo de ensaladas o entrantes variados. No te los pierdas con una ensalada de tomate. ¡Es algo rico y fácil de hacer! Se pueden hacer tanto en sartén como en freidora. 




Publicar un comentario

0 Comentarios