GuidePedia

0


Hacer callos a la madrileña o callos con chorizo y morcilla requiere de mucha paciencia y atención. Tan sólo comienza lavando los callos y cortándolos en trocitos pequeños. Si son precocidos todo saldrá de manera mucho más fácil.
Ponlos en una olla con varios dientes de ajo, una pizca de aceite de oliva, pimentón, chile, chorizo, pulpa de tomate al gusto y morcilla en trocitos. Agrega un poco de agua y deja que los callos se cocinen, hasta que estén blandos.

Hay personas que después de hacerlos les agregan patatas fritas, aunque también hay otras que les añaden en su cocción garbanzos ya cocinados. También podrás agregarles las especies que más te gusten y si lo deseas laurel, ya que le da un aroma y sabor especial.

Es una comida bastante calórica pero podrás tomarla un día, si te apetece algo diferente y un plato caliente así como guisado. Normalmente, se sirven con pan también. ¡Comparte!


Publicar un comentario

 
Top