GuidePedia

0

Si eres una persona apasionada de la cocina, entendemos que disfrutes innovando y preparando recetas complicadas con las que aprender cosas nuevas. Pero también sabemos que en muchas ocasiones, poder cocinar algo que sea apetecible en cualquier momento o época del año, es de agradecer. Y por ello vamos a compartir esta excelente receta de muslos de pollo rebozados que triunfara por su sabor y sencillez.

Recomendamos unos dos muslos de pollo por persona si estos son grandes. Necesitaremos los muslos de pollo sin piel, sal, pimienta negra, curry en polvo (a elegir tipo), sal de ajo, harina, huevos, pan rallado, aceite de oliva virgen y pimentón picante si gustas. Tenemos que limpiar los muslos de pollo quitándoles la piel y haciendo unos pequeños cortes en la carne para que absorba mejor el macerado. Comenzamos untando los muslos con aceite y vamos sazonando con la sal, pimienta negra, curry, sal de ajo, pimentón al gusto etc. Les damos un buen masaje para mezclar con las especias y los dejamos una hora en la nevera.

Pasado este tiempo, preparamos los huevos batidos, la harina y el pan rallado en recipientes separados mientras calentamos aceite en una sartén. Empapamos cada muslo primero en el huevo, luego en la harina y por último en el pan rallado. Antes de freír en la sartén, los sacudimos un poco para quitar restos sueltos de harina o pan rallado. Freímos a fuego medio-lento hasta que estén bien dorados. Podemos comer calientes o fríos, el caso es que están deliciosos.

Publicar un comentario

 
Top