GuidePedia

0

Los churros rellenos son un postre ideal así como un tentempié para la merienda extraordinario. Normalmente sin rellenar se utilizan para el desayuno y como extra perfecto para terminar con el frío en el día de Fin de Año con un buen chocolate caliente. Para esta receta ten a mano también al menos 400 gramos de crema de chocolate y 400 gramos de crema pastelera.

Mezcla 250 gramos de harina con un sobre de levadura o medio cubito de levadura fresca, bien deshecho, calienta en una cazuela 250 gramos de agua con una pizca de sal hasta que hierva. Retira del fuego y mezcla la harina con la levadura hasta que obtengas una masa templada que no se pegue a los bordes de la cazuela. Deja enfriar un poco, agregando un pelín de harina más si le necesitas, sólo un par de gramos, no más de un par de cucharas si está demasiado húmeda.

Calienta aceite de girasol en una sartén o de maíz u oliva, vierte la masa en una manga pastelera especial, con el orificio central más grande y doble para que haga la forma de palito hueco o con un artefacto especial para churros y cuando el aceite esté, fríe los churros hasta que estén bien dorados. Reserva espolvorea con azúcar y rellena con otra manga pastelera con tu crema favorita.


Publicar un comentario

 
Top