GuidePedia

0

Los bizcochos de soletilla son una gran idea para el desayuno, esponjosos, se deshacen en la boca y van genial con un café o un chocolate. El truco es realizar bien la receta para que queden extra suaves y delicados. Para ello, pon en un bol grande, 6 yemas de huevo que tendrás que batir de forma energética con 60 gramos de azúcar. Reserva las claras.

Móntalas a punto de nieve, hasta que estén firmes, muy blancas y brillantes. El siguiente paso será mezclar con un movimiento envolvente, las yemas y el azúcar con las claras, sin parar de remover para que no se baje la mezcla, mientras con cuidado vas agregando poquito a poco, 150 gramos de harina y un sobre de levadura.

Sigue mezclando con el mismo movimiento envolvente, mientras dejas caer la harina en forma de lluvia. Con la ayuda de una manga pastelera, en una bandeja untada con mantequilla, haz la forma de los bizcochitos y hornea a 200º durante al menos 5-8 minutos hasta que se doren, vigila y verifica que están pinchándolos con un tenedor o palillo.

Publicar un comentario

 
Top